#ElTemaDeLaSemana Mi momento Favorito del Día

#ElTemaDeLaSemana Mi momento Favorito del Día

El momento favorito de mamá no es uno al día, sino que se trata de un vector resultante, un sumatorio de momentos repartidos a lo largo de la jornada que, uno a uno, van dando forma  y generan NUESTRO MÁGICO MOMENTO, ese que llega cuando cae la noche, el sol se esconde y nosotras nos fundimos, tumbadas en la cama, en un fuerte abrazo, listas para dar la bienvenida a los sueños bonitos, espantar a los monstruos y recordar y comentar nuestro día aventurero.

Ese ratito a solas con mamá que es ya condición sine qua non de nuestras vidas, es capaz de hacernos olvidar los enfados más sonoros, los berrinches más pataleteros y las frustraciones más grandes que hayamos tenido durante el día. Porque sé que, tras dormir a Ch con su teta, “ahora viene mamá” a dormirse a mi ladino, abrazaditas o agarraditas de la mano; a jugar un ratito más y decirnos “Choquete tú”, “te quiero”, “yo a ti más” y todas esas palabras bonitas que nos hacen suspirar y comprender el sentido real de la vida.

mi momento favorito del día

el momentazo del día

Comienza con unos “¡Buenos días! alegremente holofraseados por mi hermanita y enérgicamente gritados por mi persona; sigue con la contemplación de nuestra complicidad y conchabeo mientras jugamos y maquinamos ocurrencias de lo más disparatadas; continúa con esas carreras que regalamos a mamá cada día en el pasillo de la guarde cuando nos viene a recoger, llegando a la meta de su corazón con abrazos que llevamos horas guardando sólo para ella, de los que hablan sin palabras y dicen ¡cuántas ganas teníamos de estar contigo, mami!;  seguimos con las risas, cosquillas y explicaciones de por qué sí y por qué no. Porque aquí todo tiene cabida y la gestión de frustraciones o la enseñanza de límites también son momentos importantes en nuestro sumatorio, necesarios tanto o más que la jauja y las lágrimas de risa.

Pero si algo tenemos claro es que, bien sea riendo, llorando, riñendo o jugando…

… el momento favorito de mamá es

cuando estamos juntas

mom and us

 

© 2016 Nuria López. MOMMY moments



Con cajas y a lo loco

Con cajas y a lo loco

Al igual que las serpientes que mudan la piel varias veces a lo largo de su vida, yo me mudo de casa. Y es que ya son cuatro las que he conocido a mi temprana edad.

caracol

A pesar del intenso parecido que guardan mis papis con los nómadas, ellos odian las mudanzas, pero ansían poder darnos el mejor de los lugares donde ver crecer a su familia. Así que, después de largas negociaciones entre mis progenitores, al fin hemos ido a parar al lugar de los lugares

Papá quería un piso. Mamá una casa. Ella se crió en una grande y uno de sus objetivos siempre ha sido ofrecernos suficiente espacio para que gocemos de la misma libertad y esparcimiento que ella tuvo, por no hablar de su –casi- obsesión por los armarios. Me atrevería a decir que es lo primero que valora de una casa (eso y las juntas de silicona de los baños, que como estén un poquito enmohecidas, ¡tachamos y a otra cosa, mariposa!).

Seguir leyendo

Un universo en el parque

un universo en el parque
Estamos en Semana Santa , de vacaciones y sin ir a la guarde.

Después de mucho pensarlo, papá y mamá decidieron ser uno de esos pocos madrileños que se quedan en la capital por estas fechas, siguiendo las no muy buenas previsiones meteorológicas que daban para estos días en el destino -hasta entonces- elegido. Y yo, sinceramente, casi que se lo agradezco porque, además de habernos evitado la paliza de recorrer unos mil quinientos kilómetros en coche en menos de cuatro días, estos días estamos descansando, que buena falta nos hacía.

Si divertido, divertidísimo fue el día que pasamos ayer en el Zoo con el primo Iker, divertida “chupi piruli” ha sido la mañana de hoy, el día de las vacaciones que mamá había reservado para “descansar” de las casi siete horas de zoológico y picnic familiar que pasamos ayer.

Zoo

Pese a las lluvias y las bajas temperaturas anunciadas para hoy, esta mañana hemos pasado un magnífico rato de parque sin abrigo y de lo más agotador; de esos que te hacen sentarte a la mesa al medio día y devorar el plato del almuerzo. Incluso mamá ha repetido postre de todo lo que ha corrido con nosotros. Sí, habéis leído bien: nosotros, no nosotras. Y es que, en un periquete, de tres que habíamos salido de casa, hemos pasado a ser siete. ¡Y porque no había más niños en el parque que si no hubiéramos sido muchos más, estoy segura!

Seguir leyendo

Mr. Lupus

Mr. Lupus

*Irene*

Una de las mejores amigas de mamá o peque, como la llama ella, tiene pupa, aunque no lleva tiritas. Tampoco sangra, aunque sufre a diario como si lo hiciera.

¿Ir a la playa ataviada con camiseta, pamela y embadurnada hasta las pestañas con crema factor 50+ y no salir de debajo de la sombrilla? ¿Acudir a un cumpleaños con cazadora vaquera a las cinco de la tarde y en pleno mes de julio? Sí, todo esto es posible si tienes pupa, si sufres como peque, Lupus Eritematoso Sistémico (Lupus, para los amigos). Una de esas enfermedades que llaman “raras” pero que para unos 200.000 españoles es más que familiar y que aparece cuando el sistema inmunitario del cuerpo de una persona se hace la picha un lío y comienza a atacar -sin piedad- partes de su propio tejido sano como pueden ser la piel, las articulaciones o los riñones.

RDD

¿Por qué el cuerpo de “peque” actúa así? ¡Eso quisiera saber ella y tantas otras mujeres como ella! Pues el Sr. Lupus afecta más a ladies que a gentlemen y, aunque puede llegar por la espalda, cuando menos te lo esperas, su etapa preferida va de los diez a los cincuenta años o lo que es lo mismo, durante el máximo esplendor de un ser humano. ¡No, si aquí el colega no es tonto y sabe cuándo atacar! Lo mismo ocurre con las razas, pues de lejos es sabido que la negra es la más fuerte de la humanidad (o eso piensa mamá) y Mr. Lupus, muestra una ligera preferencia por negros y asiáticos para desarrollar su actividad.

Seguir leyendo

Exams Season

Exam Sseason

Como buena estudiante que es, mamá se debe a sus estudios (y a sus futuros alumnos, por supuesto). Pero también a su rol de “esposa-madre-hija-amiga”, por no mencionar a su queridísimo blog, fuente de más y más sonrisas cada día (¡GRACIAS!)

Con tantos frentes abiertos, a mamá no le da la vida. Por más que los estira, los días no suben de veinticuatro horas y el sueño que comienza a acumularse en sus bolsillos, también empieza a  hacer estragos llegando a aparecer cuando menos te lo esperas, con tonito autoritario y, por si fuera poco, a horas y en lugares poco o nada propicios para echarse una cabezadita y reponer energías. Así, mamá ha decidido, con todo el dolor de su corazón, aplicar la máxima de “DIVIDE y VENCERÁS” estableciendo prioridades y evitando la tentación de las tentaciones.

Seguir leyendo

Mi nuevo cargo, el de conciencia

 

Mi nuevo cargo, el de conciencia

Hoy mamá tiene un nuevo cargo y no, no le han ascendido en la empresa. Tampoco le han subido el sueldo, pero mamá ha cambiado de posición, igual que su estado de ánimo. Lo he percibido desde bien temprano, en su tono de buenos días, que estaba falto de ese entusiasmo tan contagioso que nos concede mamá cada mañana. Y el trayecto a la guarde, me lo ha confirmado.

Mamá está triste, alicaída. Azul. O gris. No sabría deciros exactamente de qué color se encuentra hoy, pero sea el que sea, es de esos que no hacen cantar ni bailar a mamá en el coche. De los que cambian las risas por silencios, de los que transforman a mi mamá alegre y divertida en un piloto automático concentrado en la carretera y nada más, porque no tiene ganas de hablar, ni na de na.

No habrá dormido bien. Lógico, yo tampoco lo he hecho. ¿Cómo iba a hacerlo si mi sueño estaba camuflado por el enfado monumental que ella manifestó ayer tarde con mi hermanita después de la piscina? Semejante rapapolvo, ese perder los estribos es el que ha vestido hoy a mamá con el “cargo de conciencia” que le pesa toneladas y le hace imposible el levantar el ánimo del suelo. Su cara, un cuadro hasta los pies.

fotolia_94317240

Seguir leyendo

La clave está en disfrutar con lo que haces

La clave está en disfrutar con lo que haces

Sí, esa es la clave: Disfrutar con lo que haces, nos dice mamá. 

Hace poco menos de un mes que mamá lanzó una botella al mar este de internet. Iba cargada con lo más profundo de su ser: Reflexiones de esas que ella misma se hace cuando da la vuelta a su cabeza, se pone del revés y comienzan a salir apresuradas.

fotolia_36227388

De repente, pensó que podría ser buena idea hacer públicos sus valores y compartirlos con todo aquel que los quisiera leer, por si les fuera de utilidad o de interés. De modo que se puso manos a la obra y, como esta vez no iba a ser diferente a cuando mamá quiere algo (que lo quiere ¡ya!), en apenas dos días ya tenía su dominio en la red, página en Facebook, Twitter, un blog con cuatro entradas publicadas y algo que, si bien no era comida, le hacía sentirse “muy llena”, tanto, que no cabía en ella.

Seguir leyendo

Mil y una noches

 

Hoy ha sido un sábado de lo más raro y es que ¡hemos ido a la guarde!

¡Sí, como lo oís! Papá y mamá asistían a su primer taller de la Escuela de Padres de la guarde, de modo que allá fuimos y, mientras Chloé y Camille nos sumergíamos en la piscina de bolas de la escuela con otros amiguitos, mis papás atendían la charla “Dormir a pierna suelta” dirigida por Marián Molina, psicóloga de actualidad y psicoanálisis.

Esperanzados por creer haber dado con la “receta mágica para dormir 12 horas del tirón”, mis papis pasaron una mañana de lo más divertida, provechosa, enriquecedora y, a pesar de que no se fueron a casa para dormir a pierna suelta, sí volvieron con múltiples experiencias íntimas, anecdóticas e incluso emotivas, compartidas por otros padres desde el entusiasmo y la satisfacción de comprobar que “mal de muchos…”; que las tensiones con sus hijos a la hora de dormir no se dan únicamente en sus casas; que no sólo en ellos hace estragos el cansancio acumulado que provocan mil y una noches durmiendo poco y mal y que no sólo su paciencia se esfuma cuando los despertares impredecibles se repiten o las rutinas no funcionan, a pesar de los esfuerzos. Los unos y los otros, todos padres terrenales, de carne y hueso igualitos que los míos, que se pasan largas noches velando nuestro sueño y cuyas ojeras, cada vez más pronunciadas, les dicen cada mañana: “Sigue así, no desistas. Lo estás haciendo bien”.

Seguir leyendo

Welcome to my paradise!

Welcome to my paradise!

Como mi mamá dice que es de bien nacidos ser agradecidos, comenzamos este post repartiendo miles y miles de gracias a todos los que ahora mismo estáis dedicando unos minutos de vuestro –seguro- escaso y valioso tiempo a conocernos…

Esperamos contagiaros con toda la ilusión y el entusiasmo que mi mamá está volcando en este nuevo proyecto; engancharos con cada una de las letras que vayamos depositando aquí, cual granitos de arena en una playa y calaros tan hondo que no os aguantéis las ganas de compartirlo con vuestros amigos para que lleguemos a ser tantos, ¡tantísimos que no quepamos en la red!

Porque lo que cuenta es disfrutar con lo que haces, Hakuna Matata!