#ElTemaDeLaSemana Tengo miedo a…

#ElTemaDeLaSemana Tengo miedo a…

… Que mamá crea que va en la dirección equivocada o que su instinto maternal le esté jugando una mala pasada. Miedo de que pueda siquiera pensar que el resultado de su estilo de crianza sea todo lo contrario a lo esperado y que, por tanto darnos y darnos tanto, nos lleguemos a creer con derecho a todo ¡y encima con exigencias!

Le da pavor que tanta diplomacia esté modelando un carácter nuestro excesivamente demandante, que nos haga llegar a la adolescencia con paso arrogante, olvidando dar las gracias como ella nos enseña y con los niveles bajos de tolerancia al NO, frustrándonos tremendamente si, al pretender lo que anhelamos, no lo conseguimos ¡a la de una, a la de dos ni a la de tres!

NO picture

A mamá le aterra que, al darnos todo lo que pedimos, si está a su alcance, podamos desembocar en una forma de adultos insatisfechos, de los que arrasan allí por donde pasan, sin mirar por dónde ni a quién pisan y van con la mirada fija en sus beneficios e intereses, dejando atrás la empatía desde la que ella nos cría y educa.

Seguir leyendo

#ElTemaDeLaSemana Figuras Inspiradoras

#ElTemaDeLaSemana Figuras Inspiradoras

Tú, su inspiración. Ella, tu mayor admiradora.

Tú, su molde. Ella, tu plastilina.

Tú, su referente. su fuente de valores.

Capaz de ofrecerle desde apoyo hasta consuelo y consejos sin necesidad de pedirlos. Tú, su lira, la que dio y sigue dando todo por ella, ríe con sus carcajadas y llora con sus lágrimas. Tú, que te contagias de sus ansias de vivir

Tú, ¡sí tú!

Plastilina

Seguir leyendo

Mi peor momento del día

#ElTemaDeLaSemana Mi peor momento del día 

Cuando las estrellas bailan con el silencio iluminadas por la luna.

Cuando las calles se llenan de vacío, los atascos no existen y la luz de las farolas nos muestra el camino en las aceras.

Cuando el mundo gira lentamente porque el estrés y el ajetreo reposan en los sofás de sus hogares, justo entonces, cuando más cansada está mamá, cuando más tiene que estudiar o más quiere escribir, cuando menos te lo esperas, llega su peor momento del día. Llega la noche que no es noche porque dejó de serlo hace meses cuando se convirtió en prolongación de las tardes un tanto menos soleada, haciendo entender a mamá porqué se dice que los días tienen veinticuatro horas.

Seguir leyendo