Un universo en el parque

un universo en el parque
Estamos en Semana Santa , de vacaciones y sin ir a la guarde.

Después de mucho pensarlo, papá y mamá decidieron ser uno de esos pocos madrileños que se quedan en la capital por estas fechas, siguiendo las no muy buenas previsiones meteorológicas que daban para estos días en el destino -hasta entonces- elegido. Y yo, sinceramente, casi que se lo agradezco porque, además de habernos evitado la paliza de recorrer unos mil quinientos kilómetros en coche en menos de cuatro días, estos días estamos descansando, que buena falta nos hacía.

Si divertido, divertidísimo fue el día que pasamos ayer en el Zoo con el primo Iker, divertida “chupi piruli” ha sido la mañana de hoy, el día de las vacaciones que mamá había reservado para “descansar” de las casi siete horas de zoológico y picnic familiar que pasamos ayer.

Zoo

Pese a las lluvias y las bajas temperaturas anunciadas para hoy, esta mañana hemos pasado un magnífico rato de parque sin abrigo y de lo más agotador; de esos que te hacen sentarte a la mesa al medio día y devorar el plato del almuerzo. Incluso mamá ha repetido postre de todo lo que ha corrido con nosotros. Sí, habéis leído bien: nosotros, no nosotras. Y es que, en un periquete, de tres que habíamos salido de casa, hemos pasado a ser siete. ¡Y porque no había más niños en el parque que si no hubiéramos sido muchos más, estoy segura!

Seguir leyendo