Mil y una noches

 

Hoy ha sido un sábado de lo más raro y es que ¡hemos ido a la guarde!

¡Sí, como lo oís! Papá y mamá asistían a su primer taller de la Escuela de Padres de la guarde, de modo que allá fuimos y, mientras Chloé y Camille nos sumergíamos en la piscina de bolas de la escuela con otros amiguitos, mis papás atendían la charla “Dormir a pierna suelta” dirigida por Marián Molina, psicóloga de actualidad y psicoanálisis.

Esperanzados por creer haber dado con la “receta mágica para dormir 12 horas del tirón”, mis papis pasaron una mañana de lo más divertida, provechosa, enriquecedora y, a pesar de que no se fueron a casa para dormir a pierna suelta, sí volvieron con múltiples experiencias íntimas, anecdóticas e incluso emotivas, compartidas por otros padres desde el entusiasmo y la satisfacción de comprobar que “mal de muchos…”; que las tensiones con sus hijos a la hora de dormir no se dan únicamente en sus casas; que no sólo en ellos hace estragos el cansancio acumulado que provocan mil y una noches durmiendo poco y mal y que no sólo su paciencia se esfuma cuando los despertares impredecibles se repiten o las rutinas no funcionan, a pesar de los esfuerzos. Los unos y los otros, todos padres terrenales, de carne y hueso igualitos que los míos, que se pasan largas noches velando nuestro sueño y cuyas ojeras, cada vez más pronunciadas, les dicen cada mañana: “Sigue así, no desistas. Lo estás haciendo bien”.

Seguir leyendo

Welcome to my paradise!

Welcome to my paradise!

Como mi mamá dice que es de bien nacidos ser agradecidos, comenzamos este post repartiendo miles y miles de gracias a todos los que ahora mismo estáis dedicando unos minutos de vuestro –seguro- escaso y valioso tiempo a conocernos…

Esperamos contagiaros con toda la ilusión y el entusiasmo que mi mamá está volcando en este nuevo proyecto; engancharos con cada una de las letras que vayamos depositando aquí, cual granitos de arena en una playa y calaros tan hondo que no os aguantéis las ganas de compartirlo con vuestros amigos para que lleguemos a ser tantos, ¡tantísimos que no quepamos en la red!

Porque lo que cuenta es disfrutar con lo que haces, Hakuna Matata!

De premamá a mamá

De premamá a mamá  

“Embarazada de 2-3 semanas”

Podemos catalogar esta frase entre las lecturas favoritas de mamá 🙂

Aquel 20 de octubre de 2012, un manojo de nervios de 162 cm de altura se había encerrado en el cuarto de baño y sujetaba con su mano izquierda un vasito de plástico lleno de orina y un test de embarazo con la derecha. Pasados unos minutos, sucedió: La explosión de felicidad tuvo lugar y se adueñó de la cordura de mamá. Todo eran brincos y gritos impredecibles, besos y abrazos de euforia incontenible que repartía sin orden ni concierto a mis abuelos y a mi papá.

Positivo

Desde ese mismo instante, las prioridades de mamá cambiaron, consciente y convencida de ello.

Hasta entonces enfocada en lograr el tan de moda éxito profesional, sus horas extra en la oficina pasaron a ser enriquecedoras lecturas sobre embarazo, apego y crianza natural, lo que nos ha aportado a mi hermanita y  a mí laaargas horas de brazos, teta, porteo, colecho, contacto físico y comunicación. Aunque, por lo poco que la conozco todavía (recordad que tan sólo tengo dos añitos y medio), creo que nos lo hubiera ofrecido igualmente sin tanta lectura, ¡ella es así!

Seguir leyendo

¿Por qué?

¿Por qué?

Esta mañana, jugando a ponerme los zapatos de mamá, dentro de uno de ellos encontré un papel cuidadosamente doblado, que decía así:

“Mi gusto por la lectura y mi devoción por la escritura son una realidad. 

Cada día que paso con mis hijas y avanzo en mis estudios, más me alejo de mi actual profesión (mi relación con la ingeniería ha sido como pasar del noviazgo al matrimonio sin haber convivido antes bajo el mismo techo) y más me acerco a mi pasión: la infancia

¿Por qué la infancia es mi pasión? Algún día os lo contaré, hoy no es el momento. 

Si juntamos lo que más me gusta con lo que mejor sé hacer, obtenemos como resultado esto, mi aventura en la escritura 2.0. Y es que, cuando se trata de escribir, las palabras se amontonan en mi cabeza y alcanzan con rapidez la yema de mis dedos, deseosas por ser las primeras en salir y quedar plasmadas para la posteridad. 

Las ideas surgen a  borbotones y sin control. Una frase enlaza con la siguiente casi sin esfuerzo y con fluidez. El tiempo no corre y si lo hace, no importa. Sólo estamos el papel en blanco y yo. 

La escritura es mi brújula, me ayuda a encontrarme si me pierdo, ordena el caos de mi cabeza donde conviven a diario pensamientos, inquietudes, aspiraciones e ideas locas. Me ayuda a poner en orden todo mi ser, de la cabeza a los pies, a encontrarme, a entenderme…

¿Por qué ahora?

Porque la clave está en disfrutar con lo que haces y si no es ahora, ¿entonces cuándo? 

Porque si quieres, HAZLO.

Y SI TE DA MIEDO, HAZLO CON MIEDO.